Tequila matricula de honor letras



9:00 de la mañana,


ya suena la campana,


a clase tenemos que entrar.


No importa si nos gusta


o acaso nos disgusta,


nadie te lo va a preguntar.


Marchando para adentro,


no puedo soportar


pensar que un día entero


me tengo que tragar.


Los profes van pidiendo


un buen comportamiento


hablando y hablando sin parar.


Son viejos y aburridos,


¡qué cruz que tengo que aguantar!


¡Bah!


Me entra por una oreja,


por la otra se me va.


Un día en el colegio...


...¡es un muermo total!


Y yo no sé por qué.


Yo no sé por qué.


Yo no sé por qué.


Historia, Geografía, Latín y Biología,


¿a quién le pueden interesar?


Los nombres se me olvidan,


los números me lían,


a mí esto no me va.


No consigo entender


si esto es un deber,


si vengo al colegio más,


más, más voy a saber.


Las horas no terminan,


me aburro cantidad,


si hubiera alguna forma


de poderme largar...


salir de aquí,


no volver más.


Matrícula de Honor nunca voy a sacar.


Un día en el colegio...


...¡es un muermo total!


Y yo no sé por qué.


Yo no sé por qué.


Si tú sabes por qué,


¡ay, dímelo, dímelo!


Yo salgo del colegio,


ya no aguanto más.


Me voy por el pasillo


y por la puerta de atrás;


pasa un profesor,


me pregunta


¿dónde vas?


,


le digo


¡vete de mi vista!


,


¡vete de acá!