Sorozabal En un pais de fábula Letras

En un país de fábula vivía un viejo artista

Que en una flauta mágica tenía su caudal.

Tan pobre era, y tan rústico, que el mísero flautista,

Dormía en copas de árboles por falta de un hogar.

Y los pájaros de la selva le venían a desperta;

Y los pájaros de la selva le venían a despertar.

Y el viejo flautista tocaba a su vez,

Diciendo a las aves con gran altivez:

«Yo también soy un pájaro viejo

Que lleno de trinos el aire vernal;

Yo también he volado en la vida

Sin rumbo y sin nido donde emparejar.

Vosotros cantáis endechas de amor,

Yo canto amarguras de mi corazón».

Pero una noche trágica durmióse el triste abuelo,

Sobre el pomposo vertice de un árbol secular;

Y, entre un fragor horrísono cayó una luz del cielo,

Y el miserable músico durmió en la eternidad.

Ni los pájaros de la selva consiguiéronle despertar,

Ni los pájaros de la seva consiguiéronle despertar,

Las aves cantaron y el viento lloró,

El viento y las aves copiaron su voz.