Melendi Paroles

Melendi SaraLuna Letras

Eran como dos gotas de agua,

fueron separadas al nacer.

Luna creció siendo millonaria,

Sara no tenía ni pa’ comer.

Luna siempre a colegios de pago

mientras Sara pronto tuvo que ejercer.

Y mientras una limpia lavabos,

la otra compra bolsos de Channel.

Sara con grandes esfuerzos

conseguía a duras penas

cursar una enfermería.

Mientras Luna y sus excesos,

acababa con sus huesos

siempre en la comisaría.

Qué caprichoso el destino,

Luna tuvo un accidente

y acabó en el hospital

donde Sara hacía unos días

que empezaba a trabajar.

Cuando de repente Sara,

que empujaba la camilla,

se dio cuenta que era igual

que aquella ensangrentada niña.

La llevó hasta el quirófano

pero no pudo pasar,

y llorando nada más salir

se puso a investigar.

Efectivamente eran hermanas,

la madre de Luna confirmó

que el día que fueron a buscarla

tuvieron que elegir entre dos.

Luna está muy grave y necesita

urgentemente un trasplante de corazón.

Cuando Sara supo la noticia

algo en su cabeza se rompió.

Sara está sola en su casa

mientras piensa en el vacío

que siempre había sentido.

Y aunque no la conocía,

empezó a escribir la carta

que encontró la policía.

Para mi hermana querida,

aunque pienses que estoy loca,

yo sí que me acuerdo de ti.

Desde el vientre de mamá

no pude estar más junto a ti.

Si estás leyendo esta carta

es que todo salió bien,

y después de tanto tiempo

estamos juntas otra vez.

Cuídanos hermanita,

yo siempre quise morir,

cuando fuera viejita

igual que nací junto a ti.

SaraLuna, SaraLuna, SaraLuna…

Luna ya se está recuperando,

sus padres deciden que ya es

la hora de contarle quien le ha dado

lo que late dentro de su piel.

Pero no encuentran bien las palabras,

se miran el uno al otro, y con temor

deciden entregarle la carta

que antes de morir Sara escribió.

Pero cuál fue su sorpresa,

cuando Luna dice:

“No hace falta que me contéis nada,

porque sobran las palabras,

sé que el corazón me lo ha dado

mi hermana Sara”.