Melendi Paroles

Melendi Para Que No Se Escapen Tus Mariposas Letras

Hoy amor no tengas prisa,

Déjame que te cuente algo,

Algo que me has enseñado tú,

En estos últimos años,

Que sin lugar a duda

Han sido los mejores años de mi vida

Aunque tú sabes bien,

Que yo más que de flores,

Soy de melodías

Así que deja que te cuente, cantando,

Que yo era hombre de ciencia,

Y ahora soy de vez en cuando

Porque gracias a ti…

No creo en los milagros,

Porque los he vivido,

Me dice el corazón,

No hay otra explicación para que estés conmigo,

No creo en la fortuna,

Más allá de tu risa,

Y con tus ojos ya,

Que te voy a contar, me parto la camisa

Y a medida que crece mi amor por ti,

Las heridas del pasado,

Que tanto me atormentaban,

Hablan chino para mí,

Y es el largo de tu pelo,

Donde yo siempre me enredo, amor

Es por eso que coso tu ombligo,

Eso sí, con un hilo de plata de ley,

Para que no se escapen tus mariposas

Hoy amor no tengas miedo,

Tú eres la luz que me guía,

Eres faro en este mar,

Donde naufragan mis días,

Y aunque en la noche,

El cielo brilla un varadero plagado de estrellas,

Por mucho que contemplo mudo el firmamento,

Tú eres la más bella

Así que deja que te cuente, cantando,

Que yo era hombre de ciencia,

Y ahora soy de vez en cuando,

Porque gracias a ti…

No creo en los milagros,

Porque los he vivido,

Me dice el corazón,

No hay otra explicación para que estés conmigo,

No creo en la fortuna,

Más allá de tu risa,

Y con tus ojos ya,

Que te voy a contar, me parto la camisa,

Y a medida que crece mi amor por ti,

Las heridas del pasado,

Que tanto me atormentaban,

Hablan chino para mí,

Y es el largo de tu pelo,

Donde yo siempre me enredo, amor

Es por eso que coso tu ombligo,

Eso sí, con un hilo de plata de ley,

Para que no se escapen tus mariposas,

Y para que no se escapen tus mariposas

Voy a cuidar cada día un par de detalles,

Te voy a despertar siempre con una rosa,

Y nunca te dormirás sin que antes te ame,

Y para que no se escapen tus mariposas,

Voy a hacer que cada día se sientan libres,

Porque en cautiverio dejan de ser mimosas,

Y queda mudo el poeta que las escribe,

Para que no se escapen tus mariposas,

Para que no se escapen tus mariposas,

Para que no se escapen tus mariposas,

Para que no se escapen tus mariposas,

Para que no se escapen tus mariposas,

Para que no se escapen tus mariposas