Marifé de Triana Te lo digo sin parar Letras

Pa colmo de mi alegría conseguí pescar un novio,

pero hay que ver la partía que me hizo San Antonio.

Como es tartamudo y el pobre se apura

y pasa las negras pa hablarme de amor,

y dice: “te quiero” con tanta soltura

que empieza a la una y acaba a las dos.

Pero en cambio, se pone a cantar

y me larga sin tartajear.

Te lo digo sin parar, Angelina, nos tenemos que casar.

Te lo digo sin parar.

Aunque muevan la sin hueso las vecinas

y nos pongan como pulpo en el corral;

aunque suban por las nubes las gallinas

y los huevos por la aurora boreal.

¡Ay, mamá!, por la aurora boreal.

Te lo digo sin parar,

si no hay piso buscaremos una choza,

si no hay choza un asiento en un pajar,

si no hay vino beberemos gaseosa

y un palillo entre los dientes pa chupar.

¡Ay, mamá!, un palillo pa chupar.

Te lo digo sin parar.

Que entre dos que bien se quieren, vida mía,

la comía no es asunto principal;

lo de más es el viví con alegría,

lo de menos el puchero y la pringá.

El día del compromiso le pedí que me comprara

una lámpara pal piso, la más grande que encontrara.

Tenía de luces, no sé cuántos brazos,

y con tanto peso que se descolgó;

pasaba mi novio y del lamparazo

igual que una chiva de loco quedó.

Y ahora sueña con ser inventor

y me larga por el corredor:

Te lo digo sin parar, Angelina, se va a ver un ejemplar.

Te lo digo sin parar,

que el invento que yo tengo aquí en el coco,

en el barrio va a formar una ensalá

y aunque digan, al principio, que estoy loco,

deseguia la razón me van a dar.

¡Ay, mamá, la rasón me van a dar!

Te lo digo sin parar.

He inventao, para el hambre unas pastillas,

que las tomas a la hora de almorzar

y parece que has comido tres tortillas

dos conejos y tazón de poleá.

¡Ay, mamá, un tazón de poleá!

Y las voy a patentar.

Pues las tengo de perdiz en escabeche,

de mollete con manteca colorá,

de pasteles y también de arroz con leche

y de pollo con patatas aliñás.

Por decirlo sin parar,

el tontucio de mi novio s’ha fugao

y lo buscan por la tierra y por la mar,

porque to el que las pastillas se ha tragao,

en vez de quitarle el hambre le da mas.

¡ay, mama, el hambre le da mas!.

Por decirlo sin parar,

y por culpa del maldito lamparazo,

encerrao en Miraflores se verá;

como no me salga pronto otro pelmazo,

solterita pa los restos ví a quedar.

Por decirlo sin parar.

Por decirlo sin parar.

Por decirlo, por decirlo sin parar.