Marifé de Triana Las salinas de Cadiz Letras

Las salinas de Cái, señores,

se vistieron en un Carnavá,

con su bata de finos colores,

ar pelo sus flores

y echaron a andá.

Y acudieron los de la marina

y llegaron der Puerto y Jeré

para vé por la plasa de Mina

crusá las salina

con su cordobé.

Los bigotes de un munisipá,

que arrimarse pretenden a mí,

se pusieron blanquitos de sá

ar cantarles yo así.

En er mundo s’ha puesto la cosa

lo más peligrosa

que nunca se vio.

Tó s’arregla si en vez de los tiros

se oyeran suspiros

y coplas de amó.

Hase farta poné en las aseras,

no las luses para sirculá…,

sien guitarras tocando habaneras

o tanguillos de nuestra siudá.

Er que tenga la mosca en la oreja

que busque una reja

pidiendo un queré;

por grasiosas, por blancas y finas,

hay veinte salinas

en cada mujé.

Mucha gente me para disiendo:

“¿Dónde están las salinas de Cái?”

Biscotelas me estáis paresiendo,

pues yo no comprendo

por qué preguntáis.

Las salinas están a tu lao,

deslumbrantes lo mismo que er só;

en mis clisos atersiopelaos

que s’han entornao

pa verte mejó.

Si después de mirarte yo así

no te salen granitos de sá,

lo que debes, serrano, es pedí

perejí pa un lorito reá.