La Oreja de Van Gogh Paroles

La Oreja de Van Gogh La visita Letras

Puede ser que el viaje no esté mal,

que un ángel celestial me invite cenar.

Y puede ser que no haya más allá,

que el cuento acabe mal y no vuelva a empezar.

Hoy ha venido a verme una mujer alta y sonriente,

me ha dicho: «Coge mi mano fuerte y sígueme».

Puede ser que el cielo tenga mar,

que sea un buen lugar para verte llegar.

También puede ser que no te vuelva a ver,

que tenga que sufrir mi destierro sin ti.

Hoy ha venido a verme una mujer alta y sonriente,

me ha dicho: «Coge mi mano fuerte y sígueme».

Vino vestida de blanco, se sentó a mi lado

y me hizo sonreír mientras aún tirabas tú de mí.

Y antes de su beso eterno le pedí un deseo

que pude cumplir: deshojar la Luna para mí.

Y en el pétalo de la esperanza

pude ver tu nombre y el de otra mujer.

Suspiré tranquila: serás feliz otra vez.

Suelta ya mi mano, suelta ya mi mano,

suelta ya mi mano, estaré bien.