Gracia de Triana Niña Isabel Letras

En el café del vapor

de la bahía cubana,

cantaba niña Isabel,

que era la flor de La Habana.

Cantaba para la gente

de la tierra y de la mar,

y nadie vio que una pena

se enredaba en su cantar.

¡Que cante niña Isabel!,

grita la marinería

y canta la flor morena

casi muerta, casi fría…

Ay, niña Isabel,

que tiene los ojos de noche cubana.

Ay, niña Isabel,

que tiene los labios de miel de banana.

Me mata una pena…

me mata un querer

que va por los mares vestida de añil,

¡ay, niña Isabel!,

que si al agua se van tus suspiros

me voy de La Habana siguiéndote a ti.

En el café del vapor

no canta ya la cubana.

Un marinero español

se la llevó una mañana.

Vestida de azules claros

fue más dichosa en la mar

ya libre de aquella pena

que mataba su cantar:

¡Que cante niña Isabel!

hoy grita su marinero,

y desde lejos La Habana

canta alegre al mundo entero.

(Refrán).