Celtas Cortos Si no me veo no me creo Letras

Una vez me fui de vacaciones

unos días a Italia con amigos de Madrid

y allí vi las cosas más extrañas…

en un día cualquiera que yo solo me perdí.

Comenzó cuando me equivoqué de autobús

de regreso para volver al camping

y aparecí en un lugar de cutre

donde todos me miraban con cara de jabalí.

Pregunté y un buen hombre me dijo

«Para volver muchacho tu vente por aquí»

cuando en estas que me saca una navaja:

aflójame la pasta o te rajo el cabecín.

Y al ver que yo no tenia ni chapa

me llevó por un callejón gris,

en estas que vi un coche que arrancaba

y fui corriendo y de un salto allí dentro me metí.

Los del coche se llevaron gran susto

por lo cual el conductor murió,

nos caímos por una cuneta,

partiéndonos la crisma y también el esternón.

Cuatro días después de estar en cama

ya por fin desperté del gran shock

y lo único que yo veía era una enfermera

que de mi se enamoró.

Me cuidó como si fuera mi madre

hasta que salí por propio pie,

momento en el cual ella me dijo:

por fin tu y yo los padres, este crío tuyo es.

Me da el crío y yo no entiendo nada,

se va corriendo y abandona el hospital,

y en Jamaica no se que idioma hablan,

el crío me sonríe ya aprenderá castellano.

Y al final aparece un policía

digo yo que si me podrá ayudar,

ya por fin en la comisaría

me detienen por secuestro y no llevar el carnet.

Semanas después de este percance

se aclaró lo del secuestro

pero no lo del carnet

consecuencia tres días en chirona

donde conocí una peña

por lo menos enrollada

cuarenta días después de todo

llegue nadando hasta cerca de Irún

de allí a dedo hasta mi casa

que alegría que alboroto y otro perrito piloto!

Mi mama «Qué yo que me creía,

qué vaya un chico que era,

qué todo el día por ahí».

Los colegas que les deje colgados

«Qué vaya un mal amigo,

qué no vuelven a salir».

Así ya veis tíos lo que es la vida,

no os coléis nunca en el autobús,

pues es comienzo de una triste historia

en que el protagonista eres solamente tú.

En que el protagonista eres solamente tú.