Braulio La Cerillera Letras

Arropada con despojos

sólo se le ven los ojos

a la vieja cerillera.

Dicen que es medio alcahueta

y que por unas pesetas

te hará saber cuanto que quieras.

Con su voz aguardentosa

te contará que fue hermosa

y que ejerció de ramera

y que su casa de citas

fue de lo más exquisita

que allí no entraba cualquiera

pues pasaba de visita

un ministro de levita

con monóculo y chistera

y un magistrado famoso

y un diputado rumboso

y hasta un cura calavera.

La cerillera, reina de la noche

del viento y la escarcha vieja compañera

La cerillera que aguanta el reproche

del frío pellejo de sus posaderas.

Arropada con despojos

sólo se le ven los ojos

a la vieja cerillera.

Pasó la guerra temblando

porque sirvió a los dos bandos

en su brillante carrera.

Y al acabar la contienda

perdió favores y hacienda

por no entender de banderas.

Tuvo una casa de citas

elegante y discretita

donde no entraba cualquiera

pues pasaba de visita

un ministro de levita

con monóculo y chistera

y un magistrado famoso

y un diputado rumboso

y hasta un cura calavera

La cerillera, reina de la noche

del viento y la escarcha vieja compañera

La cerillera que aguanta el reproche

del frío pellejo de sus posaderas.