Antonio Molina La hija de Juan Simón Letras

Cuando acabé mi condena,

cuando acabé mi condena

viví muy solo y perdido.

Ella se murió de pena

y yo, que la causa he sido,

sé que murió siendo buena.

Ella se murió de pena

y yo, que la causa he sido,

sé que murió siendo buena.

La enterraron por la tarde

a la hija de Juan Simón

y era Simón en el pueblo

y era Simón en el pueblo, ay,

el único enterrador.

Él mismo a su propia hija

al cementerio llevó.

Él mismo cavó la fosa,

él mismo cavó la fosa,

murmurando una oración.

Y como en una mano llevaba la pala

y en el hombro el azadón,

los amigos le preguntaron

y todos le preguntaban:

¿de dónde vienes Juan Simón?

Soy enterrador y vengo,

soy enterrador y vengo

de enterrar mi corazón.