Álvaro García Situación Letras

Hablar de nada es, hoy, hablar de mucho.

No va a llover por más que tú analices.

Mantente, pues, a un lado y piensa en Beckett:

no hay nada que decir ni que escribir,

pero es imprescindible expresar eso.

Nadie respira porque le apetezca.

Si las palabras deben respirar,

que emigre este poema hacia sí mismo

y sea el verde sol del árbol solo.

La poesía tal vez sea un oxígeno,

un subir a por aire necesario

para bajar después a lo de siempre.

Te acuerdas de Mondrian y sus silencios,

tan plenos, tan callados, tan hablantes.

Lo mismo que él, solista del color,

tendrías que decir hoy lo que digas.

Que te perdone el día con su urgencia;

que te disculpe el hierro del instante.

Deja la actualidad, que se hace sola,

y ve al presente, que te necesita.